miércoles, 29 de julio de 2009

Cocina conmigo: Hoy, inventos con lo que tengas por casa

Lo primero que se necesita: saber que tienes en la cocina. Hoy he encontrado un filete de ternera que descongelé ayer para que se lo hiciera mi hermana (que evidentemente no se hizo) una lata de champiñones laminados y un bote de salsa de soja que está muerto de risa en la nevera desde que Peluchito y yo hicimos un día sushi en casa... (eso me recierda que le tengo que pillar por banda y hacerlo otra vez, muajajajaja) Así que el plato de hoy le llamaremos:
Ternera con champiñones y salsa de soja. Currado, eh?
Si quereis probarlo un día os pongo la receta. Sencilla y rápida. Aunque yo cambiaría cosas y quizá un día lo vuelva a hacer con esos cambios.
Necesitamos (receta para 1 persona... si quereis para más doblad las cantidades acorde con el nº de comensales):
  • Una sartén tirando a onda de superficie plana.
  • Aceite de oliva (virgen o el reciclado, como querais).
  • Sal. Yo he usado la fina, pero quizá la gorda de mejor resultado.
  • Salsa de soja (la que yo uso es de la marca heizt o como se escriba, pero seguro que si la comprais en tienda de chinos está más rica) Yo he echado una cucharada sopera. Si lo haceis para más gente no echaría más, la idea es que tuviese el regustillo y a mi me ha sabido demasiado a salsa, en especial en los champiñones.
  • 1 filete de ternera.
  • Medio bote de champiñones (100 gr aproximadamente). Estoy convencida que los naturales habrían dado mejor resultado.
  • Cuchara sopera.
  • Algo para remover.
  • Tijeras.
Modo de preparación:
  1. Coger el filete y partirlo en trozos como si lo cortarais con el cuchillo para comeroslo.
  2. Calentar la sartén al máximo.
  3. Añadir el aceite, un poco más de cantidad que si fuerais a hacer algo a la plancha.
  4. Cuando el aceite esté caliente bajar el fuego a la mitad o un poco menos.
  5. Echar la carne y los champiñones y remover.
  6. Añadir un puñadito de sal (no os paseis) y una cucharada sopera de salsa de soja.
  7. Remover.
  8. Seguir removiendo.
  9. Poner la campana extractora que a mí se me ha olvidado.
  10. Seguir removiendo con la esperanza de que el invento salga comestible.
  11. Soportar la mueca de asco de la hermana mayor que ha arrimado la nariz a ver que estás liando en la cocina. Todo esto sin dejar de remover y decir con cara de orgullo: ¿A que tiene buena pinta?
  12. Retirar del fuego cuando creas que la carne y los champiñones ya están hechos o cuando tu madre te llame por teléfono.
  13. Probar la comida y decidir si te gusta, si es comestible o directamente hay que tirarlo y hacerte unas salchichas en el microhondas.
  14. Si dedices que se puede comer, servir con los propios juguillos que se han ido haciendo.
A mi me ha gustado, pero creo que la próxima vez cambiaré cosas: la sal, los champiñones y echaré menos salsa de soja.
Que lo disfruteis!

2 comentarios:

Helga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tam dijo...

Diossssssss yo soy pésima en la cocina.. solo se hacer dos cosas y encima se me da fatal..

Por cierto yo he engordado dos kilos, tiene razón el padre de tu peluchito.. LO QUE ME FALTABA, encima de no adelgazar, engordo..

besos nena